Skip links

Conóceme por mis habilidades y no por mi discapacidad

“Conóceme por mis habilidades y no por mi discapacidad” – Robert M. Hensel

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tasa de empleo para personas con discapacidad es tan sólo del 44%. En México habitan 20 millones de personas con discapacidad según el censo del 2020, de las cuales tan solo el 30% se encuentran actualmente activas en el mercado laboral.

La inclusión laboral en México y en el mundo ha mejorado conforme pasan los años, mostrando beneficios para la persona con discapacidad y la empresa u organización que los contrata. Dado que, la inclusión laboral de personas con discapacidad es una oportunidad de crecimiento para todos los involucrados, que brinda un desarrollo personal, organizacional y social.

Tener alguna discapacidad nunca debe ser una razón para que una persona no sea contratada, tampoco su estatus social o las circunstancias adversas que pueden presentarse en su vida personal sino sus habilidades laborales.

El trabajo es muy importante para hacer relaciones con los compañeros y colaborar con los demás. Dentro de un ambiente laboral, la inclusión ofrece trabajo de manera activa, siendo un aspecto vital a nivel social y laboral que enriquece no solo a la empresa sino también a sus colaboradores debido a que los equipos de trabajo tienen elementos con grandes competencias que antes no habían sido tomadas en cuenta.

“Mi objetivo es crecer profesionalmente, aprendiendo y aplicando nuevos conocimientos, también contribuir a mejorar mi lugar de trabajo.” (S. Villarreal, candidata de Movimiento Congruencia 2021).

“Mi objetivo profesional es realizar cada meta que tengo, desempeñándome en el puesto de trabajo requerido. Demostrando mi destreza y sencillez con el que las realizo. Manteniendo orden y respeto” (M. Hernández, candidata de Movimiento Congruencia 2021)

Así que, la inclusión no solo beneficia a las personas con discapacidad sino también a las que trabajan con ellas. Para el ser humano, el trabajo es un medio de realización personal y el esfuerzo de otros puede motivar al resto a dar lo mejor de sí mismos. La empresa se beneficia al contratar a una persona con discapacidad, creando nuevas políticas, procesos de inclusión y proyectos de accesibilidad que beneficien a toda la organización y no solo a ciertos segmentos. También mejora la cultura y el clima organizacional, aumentando la productividad, la motivación, y más que nada, creando un sentido de pertenencia y orgullo entre sus empleados.

“[La inclusión laboral de personas con discapacidad] es la mejor opción para comenzar con una cultura de la diversidad (…) es una fortaleza en nuestra organización, y lo que sabemos es que seguramente se nos están yendo grandes oportunidades al no poner atención a este talento, el cual, tienen las personas con algún tipo de discapacidad.” (Angie Ruiz, Presidenta de Movimiento Congruencia y Gerente de Gestión de Cambios de Xingux, empresa socia de Movimiento Congruencia).

Como dijo Robert M. Hensel, “Conóceme por mis habilidades y no por mi discapacidad””. Hoy en día existen muchas personas que tienen alguna discapacidad que han triunfado en el área laboral, incluyendo cantantes como Andrea Boccelli y Stevie Wonder, quienes sufren de ceguera, grandes actores y actrices como Jamie Brewer que tiene síndrome de Down y Michael J. Fox que padece Parkinson, al igual del conocido autor y conferencista motivacional Nick Vuijicic que nació con el síndrome de tetra amelia. También se encuentra el famoso físico teórico Stephen Hawking (padecía de esclerosis lateral amiotrófica o ELA), el famoso compositor Beethoven (era sordo), y la famosa artista Frida Kahlo (tenía espina bífida y poliomielitis).

El atreverse a mostrar los talentos de uno es un gran paso para comenzar a formar una sociedad más inclusiva, más diversa y sobre todo, más enriquecedora en todos los sentidos; y con Movimiento Congruencia, estamos un paso adelante.

 

Deja tu comentario