Skip links

Lenguaje “las personas primero” (People First Language)

¿Cuándo te defines o las personas hablan sobre ti, qué palabras utilizan? ¿Tu color de piel? ¿Tu peso quizá? ¿O sería mejor tu edad? La verdad es que ninguna de estas etiquetas te define como persona. Al momento de definir a una persona con solo palabras estamos etiquetándolas, lo cual causa que se refuerzan las barreras creadas por actitudes negativas y estereotipos. Toda persona tiene el derecho de ser tratada con dignidad y respecto, independientemente de su sexo, origen étnico, religión, orientación sexual, color de su cabello, discapacidad, o alguna otra cosa.

Las discapacidades hoy en día ya son parte de la experiencia diaria de las personas, pero seguimos teniendo nuestros puntos débiles al tratar estos temas, un ejemplo claro es cuando hablamos con personas con discapacidad y utilizamos palabras o frases que son insensibles y no promueven la dignidad humana ni el respeto.

Cuando nos dirigimos a individuos con discapacidades hay que tener cuidado con las palabras que utilizamos. Hay que centrarnos en la persona (y nunca usar palabras que etiquetan, generalizan, encasillan o discriminan). No necesitamos hacer referencia o mencionar la discapacidad, a no ser que sea relevante para la conversación.

 

El Lenguaje de las Personas Primero (por sus siglas en inglés PFL) es una forma de comunicarse que refleja el conocimiento y el respeto por las personas con discapacidades, eligiendo palabras que reconocen a la persona en primer lugar como referente principal y no a su discapacidad.

 

Este tipo de lenguaje plantea palabras y expresiones que reflejan mayormente una actitud positiva. Algunas de estas oraciones pueden variar dependiendo el contexto y las palabras locales de una ciudad, sin embargo, se busca incorporar este lenguaje a nuestras vidas cotidianas debido a que su principal objetivo es el de expresar la dignidad que todas las personas merecemos.

 

Por ejemplo, al referirse a una persona con una discapacidad, se nombra a la persona primero al usar frases como “una persona que…”, “una persona con…” o “una persona que tiene…”. Para esto hay varios puntos que tenemos que tomar en cuenta al momento de hablar sobre y/o con personas con discapacidad:

  • Enfatizar habilidades, no limitaciones:
    • Un ejemplo podría ser no decir “persona atorada en una silla de ruedas”, sino “persona que usa una silla de ruedas”.
    • Otro ejemplo sería no decir “mudo”, sino “persona que utiliza un dispositivo para hablar”.
  • No usar lenguaje que sugiera la falta de algo
    • No decir “discapacitado” o “minusválido”, sino “persona con una discapacidad”.
    • No decir “enana”, sino “persona de baja estatura”.
    • No decir “víctima de parálisis cerebral”, sino “persona con parálisis cerebral”.
  • Enfatizar la necesidad de tener accesibilidad, no la discapacidad
    • No decir “estacionamientos o baños para discapacitados”, sino “estacionamientos o baños accesibles”.
  • No usar lenguaje ofensivo
    • Cuando hablamos de una persona con discapacidad física no se utilizan palabras como “tullida, lisiada, coja, paralítica, deforme, inválida, espástica”.
    • Cuando hablamos de una persona con discapacidad intelectual, cognitiva, del desarrollo no se utilizan palabras como “persona lenta, tonta, boba, defectuosa, con problemas, especial”.
    • Cuando hablamos de una persona con una discapacidad emocional o conductual, persona con un deterioro de la salud mental o una discapacidad psiquiátrica no se utilizan palabras como “demente, loca, psicótica, maníaca, chiflada”.
  • Evitar lenguaje que implique estereotipos negativos
    • No llamarlos “persona normal, persona saludable, persona sana” sino que se utiliza “persona sin una discapacidad”.
  • No mostrar a las personas con discapacidad como fuente de inspiración solo debido a su discapacidad
    • Esta es una que se utiliza muy comúnmente y está bien visto aunque deberíamos cambiar esta manera de describirlos, no mencionamos “persona que ha superado su discapacidad, valientemente”, simplemente decimos “persona exitosa, persona productiva”.

 

La mayoría de estos casos no son de manera intencional, pero para la persona afectada sigue siendo una falta de respeto, estos breves consejos te podrán ayudar al momento de comenzar a hablar en este lenguaje:

  • El lenguaje que pone a la persona primero es la mejor manera de comenzar cuando se habla con alguien que tenga una discapacidad.
  • Si no está seguro de cómo llamarlo, pregunta a la persona cómo le gustaría que la describan.
  • Es importante recordar que las preferencias pueden variar entre personas.

 

Deja tu comentario